CIUDAD DE SALTÉS

Haiku

La mano que cerró la última puerta
abrió la flor del olvido.