SALÓN DE PASOS PERDIDOS


La tecnología carece de autoestima: 
hierve con las preguntas, 
le inquietan las señales 
un par de ventanas más al norte. 
  
Igual tu nombre, que borra las vocales 
y no impide el divorcio de nuestras maletas. 
Una estación, aperitivo, cinco días. 
  
Con las muñecas rotas 
te estoy diciendo adiós. 
  
(De Vacaciones)