GUSTAVO ADOLFO

En la margen del Betis murmurante,
donde expira, entre flores, la onda inquieta,
en monumento digno del poeta,
su hermosa estatua se alzará triunfante.

El sol le ofrecerá nimbo radiante;
sus perfumes, la rosa y la violeta;
la aurora, el beso de su luz discreta;
el crepúsculo, brisa refrescante.

Traerá la noche espíritus y hadas,
visiones de Leyendas peregrinas
que poblarán las verdes enramadas.

La alondra y las obscuras golondrinas
cantarán, al lucir las alboradas,
las Rimas inmortales y divinas.
GUSTAVO ADOLFO , Poetas Andaluces en www.poetasandaluces.com