VOLANDO BAJO
Cada lunes me cuesta más trabajo
poner en hora mi caricatura,
entre la multitud y la locura
mi corazón anda volando bajo.

Sobra bilis y falta desparpajo
cuando se va al carajo la cordura,
ayunas, como pan sin levadura,
no trabajan las musas a destajo.

Desde que todo huele a despedida
ni el salario del miedo me intimida
ni se amansan las fieras con canciones.

Apenas queda una ventana abierta,
la niña de Rajoy nace muerta
a pie de urna en plenas elecciones.